NOTICIAS DE CIBERSEGURIDAD

Información para todos

5 formas que utilizan para robar datos de tarjetas de crédito

El cibercrimen es una máquina bien aceitada que vale billones de dólares al año. Ocultos de las fuerzas de seguridad y de la mayoría de los consumidores, los ciberdelincuentes frecuentan sitios de la dark web donde compran y venden grandes cantidades de datos robados, así como las herramientas necesarias para obtenerlos. Se cree que hay hasta 24 mil millones de nombres de usuario y contraseñas obtenidos ilegalmente que circulan actualmente en dichos sitios. Entre los más buscados se encuentran los datos de tarjetas nuevos, que luego los estafadores compran a granel para cometer fraude de identidad.

En los países que han implementado sistemas de chip y PIN (también conocidos como EMV), es un desafío convertir estos datos en tarjetas clonadas. Por eso son más comunes los ataques en línea dirigidos a transacciones sin tarjeta (CNP). Los estafadores podrían usarlos para comprar artículos de lujo para su posterior venta, o potencialmente podrían comprar tarjetas de regalo a granel, que es otra forma popular de lavar fondos obtenidos ilícitamente. La escala del mercado de tarjetas es difícil de estimar. Pero los administradores de la tienda clandestina más grande del mundo se retiraron recientemente después de ganar aproximadamente 358 millones de dólares.

Con esto en mente, a continuación, explicamos cuáles son las cinco formas más comunes en que los ciberdelincuentes buscan obtener los datos de tarjetas de crédito de las personas y cómo detenerlos:

1. Phishing

El phishing es una de las técnicas más utilizadas por los ciberdelincuentes para robar datos. En su forma más simple, es un engaño en el que el cibercriminal se hace pasar por una entidad legítima (por ejemplo, un banco, un proveedor de comercio electrónico o una empresa de tecnología) para engañar a un usuario y convencerlo para que ingrese sus datos personales o descargue malware sin darse cuenta. Estos correos o mensajes de phishing suelen alentar a las personas a hacer clic en un enlace o abrir un archivo adjunto. A veces, hacerlo lleva al usuario a una página falsa que parece legítima, donde se solicitará que ingrese información personal y financiera. Para tener en cuenta la vigencia que tiene pese a ser una forma de ataque muy conocida, el phishing alcanzó el máximo histórico en el primer trimestre de 2022, algo que ya había sucedido en 2021.

Con los años el phishing ha ido evolucionado dando lugar a formas de ataque similares. En lugar de un correo electrónico, las víctimas pueden también recibir un mensaje texto (SMS) malicioso, conocido como smishing, donde un ciberdelincuente se puede hace pasar, por ejemplo, por una empresa de entrega de paquetería, una agencia gubernamental u otra organización de confianza. Los estafadores pueden incluso llamarlo telefónicamente, en una forma de ataque conocida como vishing, donde nuevamente fingen ser una fuente confiable con el objetivo de convencer al individuo para que comparta los detalles de su tarjeta. El smishing se duplicó en 2021, mientras que el vishing también aumentó.

2. Malware

El mercado clandestinidad del cibercrimen es enorme, y no solo se comercializan datos, sino también malware. A lo largo de los años se han desarrollado diferentes tipos de códigos maliciosos diseñados para robar información. Algunos de estos códigos lo que hacen es registran las pulsaciones del teclado de la víctima; por ejemplo, mientras escribe los detalles de la tarjeta en un sitio de comercio electrónico o bancario. ¿Cómo hacen los cibercriminales para colocar estos programas maliciosos en nuestras máquinas?

Los correos de phishing o mensajes de texto son un método muy común. También los anuncios maliciosos. En otros casos pueden comprometer un sitio web que recibe muchas visitas y esperar a que los usuarios lleguen al sitio para infectarlos. Ciertos códigos maliciosos se descargan automáticamente y se instalan en el equipo apenas el usuario visita el sitio comprometido. El malware que roba información también suele estar oculto dentro de aplicaciones móviles maliciosas que parecen legítimas.

3. Web skimming

A veces, los ciberdelincuentes también instalan malware en páginas de pago de sitios de comercio electrónico legítimos. Estos códigos maliciosos son invisibles para el usuario, pero sustraerán los detalles de la tarjeta a medida que son ingresados. No hay mucho que los usuarios puedan hacer para mantenerse seguros, aparte de comprar en sitios confiables y que utilicen aplicaciones de pago de renombre, que probablemente sean más seguros. Las detecciones de web skimmers aumentaron un 150% entre mayo y noviembre de 2021.

4. Filtraciones de datos

A veces, los datos de las tarjetas se obtienen no de los usuarios, sino directamente de empresas con las que se hace algún tipo de transacción o negocio. Podría ser desde un proveedor de atención médica, una tienda en línea o una empresa de viajes. Esta forma de obtener datos es más rentable desde la perspectiva de los delincuentes, porque a través de un ataque se obtiene acceso a una gran cantidad de datos.

Por otro lado, con las campañas de phishing, si bien son ataques se lanzan de forma automatizada, tienen que robar a los individuos uno por uno.

5. Redes Wi-Fi públicas

Cuando estás fuera de casa es tentador puede resultar tentador navegar por la web utilizando puntos de acceso Wi-Fi públicos: ya sea en aeropuertos, hoteles, cafeterías y otros espacios compartidos. Incluso si tienes que pagar para unirte a la red, es posible que no sea seguro si los delincuentes han hecho lo mismo. Pueden usar el acceso a una red para espiar los datos de terceros a medida que son ingresados.

 

Créditos: Phil Muncaster

.

Cursos Online

-Compartir en redes-

Plataforma de capacitación

 

 

Nosotros

Somos una organización 100% MEXICANA cuyo objetivo es asesorar a las organizaciones en las mejores
prácticas de seguridad de la información.

Cómo denunciar acoso

 

 

Nuestro canal en Telegram